AQUA AMBIENT IBÉRICA aconseja un buen pretratamiento en las líneas de depuración de las aguas residuales

Desengrasado
Los residuos con aceites y grasas generan muchos problemas de atascos en los colectores y son de difícil separación en los procesos de depuración, debido a este factor es importante separar los aceites y grasas en el origen.Cada día más municipios disponen de normativas más restrictivas con los vertidos de aceites y grasas, que obligan a disponer de algún sistema de depuración para reducir el vertido de carga orgánica y de grasas, ya que complican la depuración en la EDAR.El separador de grasas recoge todos los residuos generados en la cocina, además del fregadero. El sistema combina la retención de solidos a través de un filtro y el separador de grasas.

Desbaste
Las instalaciones de tratamiento biológico de aguas residuales, tanto urbanas como industriales, suelen estar formadas por una sucesión de procesos físico-químicos y biológicos tanto aerobios como anóxicos complementarios entre sí que permiten realizar una depuración integral en las mejores condiciones técnicas y económicas posibles.

Resulta necesaria la existencia de un tratamiento previo o pretratamiento que elimine del agua residual aquellas materias que pueden obstruir las bombas y canalizaciones, o bien interferir en el desarrollo de los procesos posteriores.

Con el pretratamiento se elimina la parte más visible: solidos voluminosos, trapos, arenas, grasas y materias similares, que llegan en suspensión desde los colectores de entrada.

Funcionamiento de una reja circular automática en una instalación de un Restaurante de Fast Food.

El desbaste se lleva a cabo mediante rejas formadas por barras verticales o inclinadas, que interceptan el flujo de la corriente de agua residual en un canal de entrada a la estación depuradora.

Su misión es retener y separar los sólidos más voluminosos, a fin de evitar las obstrucciones en  los equipos mecánicos de la planta y facilitar la eficacia de los tratamientos posteriores.

Estas rejas pueden ser de dos tipos: entre 50 y 150 mm de separación de los barrotes (desbaste grueso) y entre 5 y 20 mm (desbaste fino). Estas rejas disponen de un sistema de limpieza que separa las materias retenidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *